STRANGERS ON A BUS

Ayer por la tarde, mientras viajaba en el 60, sucedió lo que siempre quise que sucediera. Pero no me sucedió a mí. THE STORY OF MY LIFE.

Unas paradas después que yo sube un chico, algo nerd y de cara fantasmal (my cup of tea <3). Se sienta en el asiento delante de mí. A su lado iba una chica. Él no paraba de mirarla de reojo (mientras ella no lo veía, claro). Era increíble cuánto necesitaba mirarla. Para mis adentros yo  pensaba “qué miedo, alto stalker”, pero mucho más adentro en realidad pensaba “AY, YO QUIERO”. Unas paradas después él le pregunta algo. Ella le responde. Comienzan a hablar. Se ríen. Se enteran de que son vecinos. Él se tiene que bajar. Antes intercambian teléfonos. Él se baja. Dos paradas después ella se acerca a la puerta para bajarse, mientras le sonríe al teléfono y escribe. Es obvio que le está contando a la amiga lo que acaba de suceder. El amor.

Hasta ayer pensaba que conocer a alguien en el colectivo era una leyenda urbana. Pero no, es algo que sucede a veces. Nunca me va a suceder a mí mientras siga poniéndome los auriculares apenas piso la calle. Pero de ahora en más, no perderé las esperanzas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s